Con los escolares de Quesada

Ayer día 20 de diciembre nos invitaron a participar en una jornada con los estudiantes del Instituto de Quesada. Cuando llegamos a la pequeña pedanía de Collejares al este de Jaén, los alumnos del instituto nos estaba esperando junto a los escolares del colegio donde les contamos en qué consiste Olivares Vivos. No esperábamos tanto público y fue una muy agradable sorpresa.

De allí, grandes, medianos y pequeños, salimos todos preparados para ponernos manos a la obra. Nuestros amigos de la Ecológica la Olivilla nos esperaban en el olivar de Damián, donde nuestra misión era plantar y sembrar y así lo hicimos.

Primero tocó organizarse un poco, ya que éramos muchos: ¡unos a la siembra y otros a la plantación! esa fue la consigna.

Para que nuestro paso por el olivar fuera óptimo contamos con la ayuda de Paco, un agricultor con mucha experiencia que enseñó a los chavales a sembrar a voleo. Parecía fácil, pero a la hora de hacerlo… surgieron las dificultades. Menos mal que estos muchachos aprenden muy rápido y enseguida se hicieron con la tarea.

Una buena hilera de romeros y algunas encinas ya están plantadas en el talud de la finca, para ver si las siembras han funcionado, habrá que esperar un poco, aunque con las ganas que le pusimos, seguro que algo sale…

Trabajar con la comunidad educativa siempre es un placer y más si es en el campo, en plena acción y con amigos como los de La Olivilla, una cooperativa ejemplar que no sólo se afana por hacer bien las cosas y obtener un producto exquisito en armonía con la naturaleza, también sacan tiempo para compartir sus conocimientos e intereses con los chavales de la zona.

¡Volveremos pronto!

, , , ,
Entrada anterior
Y del cole al olivar
Entrada siguiente
Tras las huellas de lince

Entradas relacionadas

Menú