El verano mediterráneo es una época que pone a prueba la resistencia de muchos animales y plantas, sobre todo en ciertos lugares de Andalucía, donde las lluvias no están, ni se las espera al menos hasta octubre…

Actuar contra las tórridas temperaturas y la práctica inexistencia de agua no es una tarea sencilla para los habitantes del olivar. Es por ello, que a lo largo de estas últimas semanas, hemos dedicado parte de nuestro tiempo a la instalación de bebederos. Sin duda, servirán para dar una tregua a perdices, liebres y conejos, pero también a turones, meloncillos, zorros y a una gran variedad de aves.

Allí donde hay agua, hay vida, o al menos, una oportunidad para sobrevivir al verano.

Peña del Gallo y Rancho del Herrador en Cádiz, Finca la Torre en Málaga, Gascón y Ojuelos en Sevilla, El Olivar de la Luna, La Tosquilla y Casa del Duque en Córdoba, El Puerto, La Olivilla, Piedras Cucas y Monva en Jaén, ya disponen de sus bebederos propios, que saciarán la sed de muchas bocas sedientas.

Desde Rancho del Herrador, la finca que gestiona la asociación O-Live Medio Ambiente, nos llegan algunas imágenes captadas con cámaras de fototrampeo. Víctor, Liliana, Álvaro y Emeline llevan tres años realizando un seguimiento de la fauna de su olivar. Un olivar que pretenden gestionar de forma diferente, teniendo en cuenta el importante papel que la naturaleza juega en su cultivo.

Como buenos espías, sus cámaras revelan la presencia de algunos moradores, en este caso un meloncillo y un zorro que campan a sus anchas por la finca. Muy pronto seguro que obtendrán nuevas imágenes en el bebedero recién instalado.

¿Quién será el primero en dar un buen sorbo?, estamos deseando descubrirlo.

, ,
Entrada anterior
III Reunión del comité de seguimiento
Entrada siguiente
Por los olivares griegos

Entradas relacionadas

Menú