18º turno de voluntariado en Olivares Vivos

Una vez más, regresamos al olivar azada en mano con nuestros voluntarios y voluntarias llegados de diversos lugares de España y en este caso, también de Italia.

6 días de intensa convivencia, en los que hemos seguido plantando vida a nuestro paso. Todo lo contrario del caballo de Atila: por donde pasan nuestros voluntari@s sí crece la hierba y las jaras, las coscojas, los romeros y un larguísimo etcétera.

Además de plantar más de 600 plantas en los olivares de Ojuelos y Gascón en La Lantejuela (Sevilla), hemos construido una preciosa charca en Finca la Torre, que sin lugar a dudas hará las delicias de los anfibios moradores de esas tierras y de sus pajarillos, reptiles y de algún que otro mamífero sediento.

Pero no todo es trabajar…

En nuestra estancia por La Lantejuela tuvimos tiempo de campear con Manolo Vega, anillador y buen amigo con el que siempre disfrutamos mucho y esta vez, aún lo hicimos más y es que había mochuelos de por medio…

Tras disfrutar enormemente del pajero por la campiña de Osuna, tocaba mudarse hacia Fuente de Piedra, donde como no podía ser de otro manera, visitamos su laguna y aprovechando la cercanía del Torcal de Antequera, una de las tardes del voluntariado nos perdimos entre sus caprichosas rocas.

En 2018 tan sólo realizaremos 3 turnos de voluntariado, enero, febrero y abril. ¡Aún puedes participar y ser protagonista de esta bonita historia!

¿Te apuntas?

Menú